Skip to content

[Podcast] Estefanía Carvajal: La vida en una cárcel de EEUU

En el primer episodio de nuestro podcast, hablamos con Estefanía Carvajal sobre  un libro en el cual  narra la vida de colombianos detenidos en cárceles de Estados Unidos. 

 

El verbo recursear guarda la clave para sobrevivir en una cárcel. La privación de la libertad, incluso en las condiciones más benévolas, pone trabas a la felicidad, recorta los placeres. Pero no los suprime, por mucho que se empeñe en ello. Siempre los presos consiguen encontrarle a cada actividad y afición mundana un sustituto tras las rejas. Se recursean. Reemplazan la cerveza por un brebaje embriagante hecho a base de frutas podridas. Utilizan la greca para el café como un remedo de horno microondas (empacan las raciones en bolsas zipper y  las sumergen en agua caliente por un par de minutos). Eluden la prohibición del dinero en efectivo mediante el trueque de productos. Aligeran la abstinencia sexual a través del hi5, una vagina artificial hecha de almohadas, colchones y guantes de látex. Y para hacerse tatuajes unos a otros, recurren a un kit artesanal compuesto de un tubo de lapicero, una cuerda de guitarra desinfectada y una tinta hecha a base de cenizas de papel bond diluidas en aceite.

Los barrotes son el mejor estímulo para el ingenio. Esa es la conclusión que saca el lector luego de leer Niebla en la yarda, el primer libro de la periodista Estefanía Carvajal (Medellín, 1993). A través de las historias de tres colombianos condenados o extraditados hacia Estados Unidos por delitos relacionados con el tráfico de drogas, Carvajal hace una profunda exploración de la vida en las cárceles. En su narración reconstruye desde el momento de las capturas de sus protagonistas hasta el instante -en el caso de dos de ellos- en que recobraron su libertad.  Pero la médula de estas crónicas está en todo aquello que les sucede en ese ínterin. Tomando como materia prima sus testimonios, Carvajal pone en escena los aspectos rutinarios, cómicos y prosaicos de la vida carcelaria: el sexo, la comida, los traslados de cárcel, la dureza del encierro, la convivencia entre los reclusos, los planes de fuga y las múltiples formas para mantener la cabeza ocupada y arrebatarle al tedio algunos ratos de alegría.

Niebla en la yarda está plagado de pequeñas revelaciones sobre las cárceles de Estados Unidos. Descubre uno, por ejemplo, que algunas de éstas pueden ofrecer a sus reclusos algo parecido al lujo, con lagos, amplias zonas verdes y comida de mar. Otras, en cambio, parecen una réplica en pequeña escala del mismo infierno. Ese es el caso de la prisión del condado de Maricopa, en Arizona, donde uno de los protagonistas de este libro pasó parte de su condena.  La cárcel estaba en ese entonces bajo el mando de Joe Arpaio, un sheriff de ingrata celebridad en su país debido a su crueldad contra los detenidos, particularmente contra aquellos de origen latino. (En agosto de este año, los tratos denigrantes con los que Arpaio sometía a sus presos fueron tema de conversación en la gran prensa estadounidense, luego de que el presidente Donald Trump decidiera concederle un indulto presidencial).

Niebla en la yarda está plagado de pequeñas curiosidades sobre las cárceles de Estados Unidos. Descubre uno, por ejemplo, que algunas de éstas pueden ofrecer a sus reclusos algo parecido al lujo, con lagos, amplias zonas verdes y comida de mar.

No es habitual encontrarse en las librerías colombianas un libro de no ficción como este, que se ocupe con tal nivel de detalle de la vida entre celdas. Carvajal nos muestra el sórdido mundo de las cárceles estadounidenses y lo hace con belleza, compasión y buen humor. Lamenta uno, eso sí, que la decisión del protagonista de una cuarta crónica, quien a último minuto se arrepintió de aparecer en el libro, nos haya privado a los lectores de otra dosis más de buen periodismo.

En el primer capítulo del podcast de La no ficción, Carvajal nos cuenta  del proceso de reportería de Niebla en la yarda y de cómo fue enterarse a pocos días de su lanzamiento, con el primer lote ya impreso, que uno de los protagonistas de las crónicas allí incluidas había resuelto no divulgar su historia. Además, nos habla de su experiencia como redactora de El Colombiano en Medellín y de cómo hace para preservar la fe en un oficio que parece regirse cada vez más por las metas de tráfico y menos por la calidad de sus contenidos.

Con Estefanía Carvajal, una mujer de 24 años que rezuma periodismo por todos sus poros, estamos estrenando nuestro podcast. Y estamos felices. Bienvenidos.

 

@lanoficción

2 thoughts on “[Podcast] Estefanía Carvajal: La vida en una cárcel de EEUU Leave a comment

    • Muchas gracias, Eleonora. Gracias por escuchar. Así es, se trata de promover el periodismo narrativo. Te invito a seguirnos en Twitter (@lanoficcion) y a suscribirte al podcast. Próximamente, tendremos un nuevo episodio con Alberto Donadío.

Deja un comentario